Condiciones de afiliación al Tercio

mayo 25, 2008

Compartir la adhesión a la fórmula de principios básicos:

El aspirante a socio, aceptará y suscribirá en la solicitud de ingreso la siguiente declaración:

  • El pueblo vasco o Euskal Herria es un pueblo con identidad propia en el conjunto de los pueblos de Europa, depositario de un patrimonio histórico, social y cultural singular, que se asienta geográficamente en siete territorios actualmente articulados en tres ámbitos jurídico-políticos diferentes ubicados en dos estados.
  • El pueblo vasco tiene derecho a decidir su propio futuro de acuerdo con el derecho de autodeterminación de los pueblos.
  • El ejercicio del derecho del pueblo vasco a decidir su propio futuro se materializa desde el respeto al derecho que tienen los ciudadanos de los diferentes ámbitos jurídico-políticos enunciados precedentemente.

 

 

INVITACION A PARTICIPAR:

Estan invitados a participar todos aquellos amantes de los relatos de guerra e historia militar, como así también especialmente historiadores a quienes desde ya agradecemos su colaboración.

NOTA IMPORTANTE

Buscamos la comprensión, amistad y colaboración con todas las comunidades y colectividades tanto ibéricas como del resto del mundo que respetando sus distintas particularidades étnicas conviven en paz y armonía.

Consideramos que la República Argentina es un claro ejemplo de amistad entre colectividades donde los distintos centros de descendientes de vascos conviven y fraternizan de buena fe y con la mejor predisposición para integrarse sin perder nuestras raíces culturales. 

TERCIO DE VIZCAINOS Y NAVARROS

mayo 25, 2008

Este es el sitio oficial de la Asociacion Civil Sin Fines de Lucro “TERCIO DE VIZCAINOS Y NAVARROS”.-

El objetivo de la asociación es la reconstrucción histórica del “TERCIO DE VIZCAINOS Y NAVARROS”, formado en el Virreynato del Rio de la Plata en el año 1806 con motivo de la primera invasión inglesa y que combatiera durante la Reconquista de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Quien fue Prudencio Murguiondo

Prudencio Murguiondo (Escoriaza, Guipúzcoa, España, 1770Montevideo, Uruguay, 1826), marino y militar español, de destacada carrera en el Virreinato del Río de la Plata y en la independencia de Uruguay y Argentina.

Desde joven se educó como oficial de marina, y fue piloto de altura de la marina mercante y agrimensor.

Llegó al Virreinato del Río de la Plata en 1804 y perteneció al apostadero naval de Montevideo. Se casó con una joven inglesa.

En 1806 se unió a las fuerzas de Santiago de Liniers que lucharon en la Reconquista contra la primera invasión inglesa revistando como 2º Comandante de las Compañías que al mando de Hipólito Mordeille desembarcaron en Las Conchas y acudieron a la Fortaleza en la rendición incondicional de Beresford como atestiguó ante el Cabildo el 20 de septiembre de 1806.[1] El 8 de setiembre de ese mismo año fue uno de los organizadores del Cuerpo de Voluntarios Urbanos “Cántabros de la Amistad”, también conocido como “Tercio de Vizcaínos” integrado por cinco compañías de vizcaínos y navarros, dos de asturianos, una de naturales de castilla la vieja (castellanos viejos) y una agregada de cazadores correntinos, con un pie de fuerza total de quinientos treinta efectivos al 1/07/1807 en el Puente de Gálvez.[2] Fue elegido comandante por sus oficiales y se le fijo una retribución de 2400 pesos anuales con cargo a recursos del propio cuerpo y a fin de que dedicara su tiempo completo a la instrucción militar del mismo. Este cuerpo no debe confundirse con el de “Cantabros-Montañeses” formado y dirigido por José de la Oyuela con naturales de Cantabria con un total de 200 hombres, el que sirvió unido a los Patricios de Buenos Aires.[3] Le correspondió comandar la fuerza que por orden de la Audiencia de Buenos Aires, se destacó a la Banda Oriental para notificar la cesación en su cargo al Virrey Sobre Monte, en febrero de 1807, haciendo efectiva dicha comisión, la detención y arresto del mismo y la intervención de sus papeles públicos y privados, en el paraje de la Posta de Durán, cerca del Rosario (oriental) con fecha 17 de febrero y su posterior traslado vía Las Conchas y San Fernando de la Buena Vista, hasta el confinamiento en la Convalecencia de los Betlemitas.[4]

El Cuerpo bajo su mando tuvo una actuación muy destacada en la Defensa contra la segunda invasión, en 1807combatiendo en los Corrales de Miserere el 2 de julio y en la Defensa entre el 3 y el 7 de julio. Fue ascendido a coronel por méritos de guerra.[5]

Junto a los Tercios de Gallegos y Catalanes o Miñones, el cuerpo se unió a la asonada de Martín de Álzaga, — vasco como él — el 1º de enero de 1809, y se vio enfrentado a los Patricios de Saavedra y otros, en la represión de la misma. No obstante, D. Prudencio Murguiondo ya había sido destinado por Liniers a comandar el Cuerpo de Voluntarios del Río de la Plata a primeros de septiembre de 1807 y marchó a la guarnición de Montevideo.

Cubriendo aquel destino, fue uno de los fundadores de la villa de La Florida,el 24 de abril de 1809 y como agrimensor, fue quien diseñó los planos de mensura y distribución.

Al estallar en Buenos Aires la Revolución de Mayo, por influencia de Pedro Cavia se unió a los conspiradores a favor de ella. Pero la ciudad de Montevideo permaneció en manos realistas, especialmente después de que la flota, bajo el mando del capitán Salazar, se trasladó de Buenos Aires a Montevideo. Entonces logró reunir varios regimientos y cuerpos militares, con los que ocupó la Ciudadela de Montevideo, el centro militar de la ciudad. Pero el resto de la ciudad quedó en manos de las fuerzas leales al gobernador Soria. Éste envió al asesor del cabildo, Nicolás Herrera a invitar a Murguiondo y sus oficiales a parlamentar en el cabildo de la ciudad. Cayeron en la trampa con una candidez increíble, y fueron arrestados, de modo que sus soldados fueron fácilmente sometidos.[6]

Fue enviado preso a Cádiz, donde pasó casi dos años prisionero. Regresó a Buenos Aires a fines de 1812, y en enero del año siguiente fue “ascendido” a teniente coronel… por tercera vez En marzo de 1813 fue el presidente del tribunal que juzgaba a Balcarce y Viamonte por el desastre de Huaqui.[7]

Al año siguiente se incorporó al sitio de Montevideo, poco antes de que la ciudad cayera en manos de los patriotas; volvió a ser ascendido a coronel.

Permaneció hasta principios del año siguiente en Montevideo, hasta que la ciudad fue entregada a los federales de José Artigas. De vuelta en Buenos Aires, fue comandante del regimiento de Granaderos de Infantería. En febrero de 1817 fue desterrado por el Director Supremo Pueyrredón, por el delito de pertenecer a un partido de oposición; consiguió quedar unas semanas detenido en su casa y no ser desterrado.

A fines de 1817 estaba de regreso en Montevideo; la ciudad estaba ahora en manos portuguesas. Se dedicó a negocios comerciales y fue funcionario del cabildo de la ciudad.

En 1822 fue uno de los llamados Caballeros Orientales, unos conspiradores que confiaban en lograr la reincorporación de la Banda Oriental a la Argentina por medios pacíficos, y que luego llamaron en su auxilio a varios gobernadores argentinos, sin ningún éxito. Tras el fracaso, fue miembro de la asamblea que declaró la provincia incorporada al Imperio Brasileño; fue legislador de la nueva provincia, llamada Provincia Cisplatina, y al año siguiente era coronel del regimiento de Cívicos de Montevideo.

Cuando estalló la Guerra del Brasil parece haber estado muy enfermo, por lo que no tomó posición en ese enfrentamiento. Falleció en Montevideo en 1826.

Notas [editar]

  1. Coronado Juan “Invasiones Inglesas. Documentos inéditos”. Imprenta Republicana, Bs.As. 1870, pag. 106/107
  2. “Relación de Méritos y Servicios contraidos por el Cuerpo de Voluntarios Urbanos Cántabros de la Amistad” Imprenta de Niños Expósitos, Buenos Aires, 1808
  3. El error lamentable proviene de las obras de Juan Beverina quien confunde Cántabros de la Amistad-Vizcaínos con Cántabros-Montañeses
  4. Roberts,Carlos. “Las Invasiones Inglesas..” Emece, Bs. As. 2006 pag. 269 y Salas, Alberto “Diario de Buenos Aires” Ed. Sudamericana, Bs.As. 1981.
  5. “Relación de los Grados de Infantería, Caballería y Dragones, así Veteranos como de Milicias disciplinadas y urbanas que el Rey Ntro. Señor D. Fernando VII…etc” Real Imprenta de Niños Expósitos. Buenos Ayres, 1809
  6. Este Herrera se pasaría a los independentistas más tarde, pero cometería varias traiciones más en su vida.
  7. Piñeiro, Armando Alonso, Historia del general Viamonte y su época, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1969.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.